martes, 14 de noviembre de 2017

PASTORAL JUVENIL VOCACIONAL

El sábado 12 de noviembre participamos junto a otras Congregaciones de la feria vocacional.  El lugar que nos acogió fue la Casa de retiro Santa Luisa de Marillac. La experiencia ha sido muy buena tanto para los chicos y chicas como también para nosotras.






Esta feria consistía en presentar a los jóvenes nuestro Carisma. Ellos se mostraron atentos e inquietos por conocer más. 

Compartir nuestro con los jóvenes de FIJA sin duda ha sido una experiencia de alegrarnos mutuamente, de disfrutar con ellos... junto a ellos hemos sentido que hay una juventud que sueña algo diferente y que la Vida Religiosa tiene una palabra para compartir.


En relación a Nuestro Carisma  siento que el Señor nos ha bendecido porque sigue animando, entusiasmando a las personas que le conocen. En este encuentro eso lo he podido sentir y vivir.   Claribel Jerez,fi

lunes, 6 de noviembre de 2017

"YO ME QUEDO CON EL VALLE"


Mi nombre es Ana, soy de Málaga (España) y he sido voluntaria durante septiembre y octubre en el Valle de Elias Piña. Salí de España bastante ilusionada y con muchas ganas, aunque también con un poco de inquietud ante lo desconocido, y después de casi dos meses vuelvo a casa muy feliz, contenta y con la maleta cargada de aprendizajes.



Para mi esta experiencia ha sido un regalo enorme que lo guardo en mi corazón. Ojalá todo el mundo pudiera disfrutar esto que yo he vivido al menos una vez en la vida. Es cierto que yo vine aquí como voluntaria a dar, a ofrecer mi ayuda y a echar una mano, pero veo que realmente he sido yo la que mas he recibido. 






Es difícil resumir todo lo vivido en apenas unas líneas, han pasado muchas cosas día a día, y es cierto que ha habido momentos mas fáciles que otros, pues es un contexto difícil, pero este viaje ha marcado un antes y un después en mi vida y yo me quedo con todo lo positivo, me quedo con lo bueno.


























Me quedo con la acogida de los habitantes del Valle que mi hicieron sentir como en casa desde el primer día, que me hicieron sentir como una más y no una como una extraña.

Me quedo con las visitas a las familias, con su recibimiento, con su trato, con su alegría.

Me quedo con su forma de vivir, con su humildad, con su generosidad a pesar de las fuertes necesidades que sufren.

Me quedo con el cariño, con los abrazos, con los besos, con el agradecimiento que transmiten.

Me quedo con las sonrisas de los niños cada día en la escuela, con sus ganas de aprender y de vivir, con su esfuerzo y empeño a pesar de las grandes dificultades. Estos niños me han dado verdaderas lecciones de vida.

Me quedo con las conversaciones a media tarde, con los paseos a la salida de la escuela, con los juegos, con los bailes, con las risas hasta llorar, con cada minuto que he pasado con ellos, con los niños y con los no tan niños.

Yo me quedo con el Valle

GRACIAS por TODO. Os recordaré todos lo días y aplicaré en mi vida todo lo que me habéis enseñado con la vuestra.Espero haber dejado una pequeña huella en vuestras vidas y haber sabido transmitir esperanza.

"A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota" (Madre Teresa de Calcuta).

Ana Medina, Voluntaria FASFI

NIÑOS DEL VALLE RECIBEN LOS SACRAMENTOS: BAUTISMO, CONFIRMACIÓN, COMUNIÓN

El día 26 de octubre de nuevo la comunidad cristiana se vistió de fiesta para acompañar a 59 niños y jóvenes que recibieron el sacramento del bautismo en presencia de nuestra nueva provincial, Dayse Agreti.




El viernes, 3 de noviembre, recibimos la visita de Monseñor José Grullón y el Padre Miguel para confirmar a 18 jóvenes y  celebrar las primeras comuniones de 13 niños que se han estado preparando con catequesis semanal durante dos años para recibir estos sacramentos.

 


Estos niños no tuvieron una fiesta, ni comida especial, ni estrenaron traje, pero si tenían Algo muy grande y era su ilusión y corazón dispuesto para recibir los sacramentos. Como la Madre Cándida, queremos que ellos sigan siempre viviendo en el corazón de Jesús y con Jesús en su corazón. Estamos seguras que viviendo de acuerdo a sus valores esta comunidad crecerá en armonía y más paz.

Con ellos las comunidades cristianas de EL Valle, Plan Café y Rosa la Piedra están creciendo.

En la actualidad siguen preparándose un nutrido grupo de niños, jóvenes y adultos para recibir los sacramentos de iniciación. 

Esta labor que comenzamos hace cuatro años está dando frutos abundantes para mayor gloria de Dios.

Gracias a estos niños por el entusiasmo que  nos regalan cada día.

Miguelina Bisonó y Puerto Fernández

domingo, 5 de noviembre de 2017

"Invitada a dejarme llenar por El"

Hace dos semanas tuve la oportunidad de participar del encuentro de pre-aspirantes.

Semanas atrás ya me sentía emocionada, ansiosa porque el día llegase, pero en cuanto llegó el día los nervios, miedos y muchas otras emociones salieron como ráfagas de vientos fuertes; durante el día me sentí intranquila hasta que llegó un momento en donde algo dentro de mí me decía "relájate" y en    cuanto me permití sentirlo fue un total abandono a dejarme conducir por él.




Esta experiencia para mi, inició desde un punto viendo mis deseos, mis preocupaciones y miedos como también las luces y alegrías en mi vida, me di cuenta que mi vida (mi vocación) es un camino que me  preocupa y me ocupa a darle sentido a ese deseo de Dios en mi. 

A pesar de todo Dios me llama sin exigirme un cambio, sin esperar que sea diferente sino mas bien que sea yo misma. Así como cada instrumento tiene su melodía, así están mis emociones, mis miedos, mis sueños; conducidos en una misma ansiedad y deseo de buscarle y conocerle mas. Sin dejar fuera ninguno. 

Mirando mi exterior y mi interior y en ello darme cuenta de que me ama y me llama con todo lo que soy, con todo lo que tengo. Invitada a dejarme llenar, a dejarme moldear por el y querer seguir teniendo sed de su amor, de su presencia, de su pasión por el reino. 

 Gabriela Núñez Peralta, Santiago

sábado, 4 de noviembre de 2017

"EL APOSTOLADO SOCIAL NOS CONVOCA"

Los Equipos Directivos de los Centros Educativos de la Región del Caribe nos reunimos en el Politécnico Nuestra Señora de las Mercedes para compartir las vivencias tenidas en torno al Apostolado Social en nuestros centros, en ésta primera parte de SENSIBILIZACION.

Esta vez contamos con la presencia de nuestra querida Dayse Agretti, Superiora Provincia Brasil-Caribe, la cual nos motivaba con estas palabras:  

"Todos compartimos la única misión que es la misión de Jesús, al estilo de la Madre Cándida, cada uno intentando animar, abrazar, soplar, la vida que nos encontramos en la misión, así como la Trinidad lo hace. A Dios se le conmueve el corazón y las entrañas ante tanto dolor de la humanidad.

Los libros de la biblia piensan la realidad y lo que acontece para generar datos, provocar esperanza y desear que otros se comprometan con la realidad y dar vida. Solo se puede dar vida en comunidad, en sinergia, desde la fuerza de la colaboración, sumando nuestras fuerzas es como se puede hacer algo de bien, allí donde estamos. Creer que nuestro trabajo está generando vida y esperanza, aunque nos quede mucho por hacer, si lo hacemos al estilo de la Madre Cándida".

Convencidos de que el Apostolado Social va más allá de una acción social, desde la Educación  vamos concretando las acciones en nuestra práctica educativa.  A dónde nos lleva esta reflexión sobre el Apostolado Social? Como eje transversal, a qué nos esta invitando? Se nos está invitando a encontrar el SENTIDO de lo qué es el APOSTOLADO SOCIAL en nuestra vida, a descubrir qué me mueve hacer lo que hago y cómo lo hago.

A través de la educación colaboramos en el desarrollo integral de la persona, como espacio privilegiado del apostolado social.  






domingo, 29 de octubre de 2017

"Cuando vamos llegando a los 65-70 años, cómo asumir creativamente esta etapa"

La Hermana Rosa Santos nos cuenta:

"Hace unos meses, cuando iba a dejar la administración en el politécnico le pedí a Sonia hacer un corte antes de comenzar otra actividad. Me propuso hacer un curso en Manresa "Cuando vamos llegando a los 65, 70 años, cómo asumir creativamente esta etapa". De entrada me gustó el título y después de las vacaciones con mis hermanos, lo comenzamos del 24 de septiembre al 21 de octubre.

Considero que ha sido una gracia más en mi vida que la Congregación me ha proporcionado. La lectura pausada de la autobiografía de San Ignacio, con tiempo para confrontar a su luz mi propia historia me ayudó a pararme en momentos significativos, agradecer y considerar cómo marcaron mi vida los valores de la niñez. Las "balas" que se tornaron en gracia, el sentir con la Iglesia, la vida comunitaria...

Los E.E. en un clima de ayuda siempre tonifican el espíritu. Los charlistas especializados en psicología, espiritualidad, escatología y geriatría iluminaron lo propio de esta etapa y cómo ir asumiendo las "pasividades" con paz y siguiendo en misión, aunque nos toque depender de otros.





El grupo también fue una ayuda. Éramos 29 entre 65 y 79 años. Religiosas de distintas Congregaciones, laicos, sacerdotes y matrimonios. La dinámica de narrar la propia historia los primeros días del curso, aunque me costó, rompió el hielo y sirvió para integrarnos.


Agradezco a Dios por su fidelidad, a la Congregación que pone tantos medios a nuestro alcance, a Sonia que me proporcionó este medio y a todas las hermanas que me acompañaron en el proceso".


DESCUBRIR A DIOS!

Lo mejor de emprender un camino es la aventura que figura, la incertidumbre de lo que está por venir y la certeza de que saldrás cambiada tras el andar. Dios es creativísimo a la hora de comunicarse con sus hijos y conmigo no ha sido excepción. Para mí, el tiempo que llevo de búsqueda ha sido una constante oportunidad de encontrar a Dios en los altibajos del camino.

El encuentro del pasado fin de semana tuvo mucho significado en el rumbo por el que hoy apuesto.  Tras estar lejos por meses e incomunicada por semanas tras el paso del huracán María por mi país, me acercaba a esta experiencia con muchos deseos de reconectar: 

Reconectar conmigo misma, con los deseos que Dios ha ido ahondando en mí, con las hermanas, con los espacios y las demás compañeras que comparten el proceso. 


No lo puedo negar: llegar a este encuentro supo a llegar a hogar.  Y con eso, les dejo unos breves versos que nacieron como resumen del camino andado, culminando con lo vivido en el Encuentro.  Hoy vivo una gratitud paciente, en movimiento, pero sin adelantarme, sostenida por hondos deseos de seguir yendo tras las huellas de Jesús en mi vida. Espero entre paz y ansias al porvenir.

Descubrir a Dios

en la furia de emoción
cuando lo duro no pesa,
mas te lanza hacia el futuro,
hacia una incertidumbre llena de Promesa,
nada es obstáculo
y todo te habla del Amor

en el mirar un rostro hermano
y, al conmoverme por su humanidad,
descubrirte tan real en su piel
que no quiero más que amarle
como tú le amas
hasta el extremo

en el silencio de la intimidad
cuando mil palabras no alcanzan a describir
la comunión cierta y densa
entre Creador y Criatura
inefable, tierna, eterna

en la espera árida de su calor
cuando la tormenta de viento
te ha extraviado de donde un día te hallaste,
cuando crees que solo retrocediendo
podrás abrazártele de nuevo

en el seguir andando a la intemperie
con frío en la espalda y una chispa
amainando en el horizonte,
pero con la certeza que no existe
primavera sin invierno
ni invierno sin primavera

en arribar fría, agotada, a una puerta,
que abre a un espacio


de novedad y nostalgia,
que huele a familia y hogar,
calidez y acogida,
a fraternidad, a Ti.

en despedirte con un “hasta luego”
renovado, agradecido,
con el corazón entre la paz
de saber que hoy has llegado
y las ansias de saber mañana, 
que está, en su Promesa, por llegar. 
Adriana Sepúlveda, Puerto Rico

sábado, 28 de octubre de 2017

¡Con el firme deseo de continuar!

Cuando recibí la invitación a vivir este encuentro me emocioné mucho, pero nunca pensé que fuera tan increíble.

Llega el gran día y empecé a vivirlo desde la mañana, pues estaba muy contenta y sobretodo abierta y dispuesta a dejarme encontrar por Dios y poder confirmar una vez más, el deseo que Dios va poniendo en mí. Tenía la confianza de que seria el lugar y el momento indicado. 

Al pasar las horas y ya en camino para el Licey (Santiago) me empezó a invadir una gran preocupación, esa sensación de frio en el pecho que me hace dudar, y es cuando empiezo a preguntarme ¿Cómo será? ¿Qué pasará si no encuentro lo que busco?... pero, en medio de tantas preguntas e inquietudes decido confiar.

Ya en casa la sensación persiste pero de un modo distinto, más ligero, y es cuando me encuentro con mi primer regalo, y es que al entrar a la habitación encuentro una frase que dice: HAZLO, Y SI TE DA MIEDO, HAZLO CON MIEDO. ¡Waooo!!!!! Fue la dosis perfecta para entregarme y dejarme llevar por donde Jesús me quisiera conducir. A partir de entonces mantuve esa confianza y esa paz que ni  yo me lo podía creer, pues se me hace difícil mantener tanta serenidad.

Este fin de semana fue un
reencuentro conmigo misma y con Dios. Un reencuentro donde pude revivir esa chispa que se mueve en mi interior, una vez con más ardor y otras veces con menos, pero siempre está y que a pesar de todos los percances se mantiene viva y me pude dar cuenta al momento de dibujar mi casa (vida). Esas preocupaciones, ataduras siempre estarán, sin embargo, mi casa se mantiene abierta, con mucho deseo de dar vida, de acoger lo que venga, con mucho deseo de continuar.

Otro regalo hermoso que recibí en este fin de semana, fue el poder convivir con las demás chicas y las hermanas, poder compartir ese deseo común que tenemos, esas ganas de vivir para el mismo fin, respirar el mismo aliento de vida y sobretodo ver la gran alegría que permaneció durante el encuentro, el modo de ser, la acogida, la comprensión, la sencillez, etc. Fue un fin de semana grandioso, un fin de semana en comunidad, un fin de semana en casa.

Yo te indicaré el camino que está trazado sólo para ti. Si buscas seguridades y protecciones en tu camino, perderás de vista el fulgor de mi desnudo horizonte. Yo te llamo a esa realidad incomparable de mi amor que jamás conducen a satisfacciones que embotan lo mejor de ser humano: su sed de infinito, de Reino, de amor, de
 justicia”


Jesús me llama a mí con mis defectos, con todo lo que soy y puedo darle, con el gran deseo de que no ignore su llamada y pueda permitirle que me dé de esa agua viva que me esta ofreciendo, a seguir sus huellas, a vivir según su modo…entonces ¿Qué hacer?

Hoy quiero darle, darme esa oportunidad, quiero lanzarme y vivir lo que él me invita, empezar ese camino largo, con  miedo, dificultades, pero con mucha confianza de que si El me dio el deseo me dará el poder y la gracia.

Dianny Adón, Guachupita, Santo Domingo