sábado, 27 de agosto de 2016

CELEBRAMOS LA PASCUA DE NUESTRA HERMANA ROSARIO DURANTEZ

Nació el 13 de 0ctubre de l934 en Calzadilla de la Cueza Provincia de Palencia, España. La gustaba decir con orgullo que su pueblo estaba en el Camino de Santiago y acogía a los peregrinos.

Entró a la Congregación el 2 de junio de 1956 e  Hizo su primera profesión  el 8 de diciembre del 1958 y sus votos perpetuos, el 8 de diciembre del 1963. Llegó al País el 5 de octubre de 1964 acompañada de las hermanas Oliva Hernando y Maria Dolores Padilla.


A su llegada, se dedicó con esmero a los oficios de las casas y  obras de la congregación.  Y después de unos años en el País,  se consagró con mucho empeño a los estudios, dejando tras de sí muy buenos recuerdos de su entrega y  práctica en las aulas y de la atención a las personas que acudían a la biblioteca. 
Era muy amante de la historia  y muy analítica de las situaciones del País y del mundo. Todos coinciden en que era una mujer super organizada y metódica, dedicada con mucha responsabilidad a sus tareas.  Ex alumnas suyas la recuerdan como una mujer muy sensible,  atenta y entregada, especialmente a las alumnas con mayor necesidad.  En la biblioteca del Politécnico de Los Mina atendía primero y de modo especial a las que llegaban de lejos y se quedaban todo el día a estudiar.

Su vida consagrada discurrió  entre España: Andoain, San Sebastian y en este País en el Politécnico de Los Mina de Santo Domingo y  en esta ciudad en el Politécnico Femenino.   En todos los lugares, se dedicó a atender a las hermanas y a las alumnas y tenía una pasión especial por los niños y niñas. Después de jubilada colaboró con mucho entusiasmo y alegría en el Hospital de niños  Arturo Grullón, pues con la gente sencilla y necesitada, como son las madres jóvenes del hospital sentía y expresaba que podía realizar mejor su seguimiento a Jesucristo.

Se le conocía por ser una mujer sacrificada, abnegada y austera, firme y muy constante para conseguir lo que se proponía. Preparaba lo que le tocaba con mucho empeño y responsabilidad.  Era una mujer muy auténtica, sin doblez.  En la Congregación se distinguía por ser muy servicial y siempre disponible a las necesidades.  Fue muy directa y clara. Se destacó por ser muy observante de lo propio de la Vida Religiosa. 

Rosario llevaba en esta casa desde su apertura hace 15 años.  Tenía mucho tiempo padeciendo de fuertes dolores de huesos. Hace unos tres años debido al desgaste de los mismos y al alzheimer comenzó a sufrir mucho, aunque con  altas y bajas.  Este último año se agravó su cuadro y desde  el sábado se fue apagando lentamente por el efecto de un hongo en su cuerpo, hasta que anoche a las 9:50 nos dejó para terminar este peregrinar hacia Dios Padre de todos.

Mirando  toda su vida entregada,  no podemos menos que dar gracias a Dios por tanto bien que hizo en ella y por medio de ella a muchas personas. Rosario se une a la comunidad del cielo, ahí donde tenemos una nube de testigos que alientan y animan nuestra fe y misión. 

lunes, 22 de agosto de 2016

FIESTA EN LA COMUNIDAD DEL VALLE


El viernes 19 tuvimos en la comunidad del Valle, Elías Piña la visita de Monseñor José Grullón en un ambiente muy familiar y cercano. El obispo  con su sencillez y dinamismo analizó las distintas situaciones de la comunidad y motivó a las personas a comprometerse y cambiar poco a poco los problemas existentes.

En la visita se confirmaron 18 niños-niñas de la escuela y fueron acogidos con mucho cariño por Monseñor y el P. Miguel, ellos se sintieron muy contentos al recibir los sacramentos de la Reconciliación y la Confirmación que fortalece su relación con Jesús.

 

video

Agradecemos a Dios el despertar de los niños en la fe, el deseo  que tienen de seguirse formando y de comprometerse a colaborar en la escuela, biblioteca y en la catequesis.                            






miércoles, 10 de agosto de 2016

VOLUNTARIAS FASFI EN EL VALLE

¡ENCUENTRO CON NOSOTRAS MISMAS, 
CON LA NATURALEZA Y CON DIOS!

Ines Sanchez, Martha Zaballos y Pilar Segovia 
nos comparten su experiencia vivida 
durante este mes de voluntariado en el Valle de Elias Piña y sus comunidades.



Este año decidimos pasar un verano diferente.Con nervios y algo de miedo pero sobre todo con mucha emoción y muchas ganas, comenzamos hace más de un mes un viaje desde España hasta República Dominicana.


No sabíamos lo que nos íbamos a encontrar y las 3 coincidimos en que esta experiencia ha superado con creces nuestras expectativas.


Desde el primer día los niños te ponen la tarea muy fácil. Todos tienen muchas ganas de aprender, te cogen cariño, y quieren jugar y reirse todo el tiempo.

Nos dividíamos a los niños en 3 grupos, así que cada una de nosotras tiene una vivencia distinta y anécdotas que hemos compartido.

Por otro lado, nos gustó mucho el trabajo que se hace con las mujeres. Tienen reuniones semanales donde se tratan diferentes temas. Tuvimos una reunión en conjunto con los niños, donde se les puso un video de ellas mismas trabajando y se les pregunto cómo se habían sentido al verse. Después se hizo la misma pregunta a los niños. Fue un momento muy emotivo.

Hemos podido visitar también el resto de las comunidades de donde vienen los niños a la escuela como Plan Café, La Laguna, Rosa la Piedra o Mapué.

Hemos aprendido muchas cosas, algunas realidades que no habíamos visto antes. Pero es muy satisfactorio ver el proyecto que se está realizando, y ver como las cosas avanzan:
Los niños aprenden, se empodera a las mujeres, se están construyendo algunas letrinas, la escuela tiene más material, y se reparten  alimentos.













De todo nos llevamos una experiencia muy positiva, que esperamos que nos sirva en nuestro día a día, que no sea un episodio que olvidemos y que podamos trasladar lo que vivimos allí a nuestra realidad.

Agradecemos mucho como nos han tratado, las personas que hemos conocido, la convivencia, la oportunidad de vivir esta experiencia y todo lo que hemos aprendido.
Ha sido un mes de reflexión, de encuentro con nosotras mismas, con la naturaleza y con Dios. Y nos vamos con muchísimas ganas de volver.

Gracias!  Martha Zaballos

 

























miércoles, 3 de agosto de 2016

"ABRIENDO SENDAS SIN FRONTERA"

CAMPAMENTOS VERANO 2016 

"ABRIENDO SENDAS SIN FRONTERAS"
Una experiencia de encuentro personal consigo mismo, con Dios, la naturaleza y los demás campistas, que marca en los jóvenes un antes y un después en sus vidas. 

Este año los campamentos se realizaron simultáneamente en cuatro comunidades distintas del país, en Cotui Babari y los Jobos, en Fantino Comedero Abajo y en Elias Piña el Valle. Unos 200 jóvenes con equipos guías abriendo nuevos caminos para ser mejores personas y mejores cristianos. 

Agradecidas por el bien que nos hace crecer juntos y juntas, por los nuevos vínculos nuevas amistades que se establecen entre los jóvenes de diferentes partes del país pero con un deseo en común:  Conocer más Jesús para más amarle y servirle. 

"QUIERO DAR QUIERO DARLO TODO ESTA ES MI FELICIDAD..."