martes, 18 de abril de 2017

LOS MISIONEROS NOS ABREN SU CORAZÓN!

    TESTIMONIO DE LOS MISIONEROS MADRE CÁNDIDA




LUIS CÉSPEDES
He decidido darle otro significado a una frase que utilicé muchísimo en esta misión de Semana Santa:  "El misionero no se cansa, el misionero no se baña, el misionero no duerme", parece simple y hasta graciosa pero es una frase llena de verdad.¿Acaso hay alguna manera de amar sin sacrificarse? Yo creo que dicha manera de amar no existe y mucho menos para un misionero. 

Es apenas mi segundo año en este camino y cada segundo que pasé en la comunidad El Montazo robó un pedazo de mi corazón, solo me queda decir waooo qué pueblo tan noble! 


Me alegra que “el misionero no se canse, que el misionero no se bañe y que el  misionero no duerma” porque no conozco otra       manera de amar a Cristo que no sea con todo mi cuerpo que sudó por Él, mi corazón que latió por Él y mi alma misionera que vive cada segundo por Él.
















GRICEL PAULINO
Este año tuve la valiosa oportunidad de participar en la misión junto a las Hijas de Jesús y laicos, del triduo Pascual en la comunidad de los Guayabos y Severinos de la Diócesis de San Juan de la Maguana.  


Me marcó el corazón abierto y dispuesto de los niños para acompañarnos en cada caminata, la espontaneidad de su sonrisa y también de sus enojos. En especial la vida de una pareja de ancianos: el esposo tiene dificultades visuales y ella dificultades para caminar por lo que ha permanecido más de 11 años en cama. El dice: a "mi viejita yo le agradezco porque fue una mujer de mucha entrega en su juventud y ahora no la puedo desamparar". El es quien le canta, la levanta de la cama, la anima. No dejó de agradecer y sonreír mientras estuvimos en la casa. Para mi fue una muestra de cómo se donan el uno al otro.



La comunidad tiene sed de Dios vivo que les anime a seguir creyendo y luchando, que les siga recordando lo valiosa que es, una comunidad herida pero abierta al amor.

El don de la vida y la sensibilidad marcaron ésta experiencia para seguir viviendo la vida como una misión, ¡la mejor de todas!


No hay comentarios:

Publicar un comentario